Connect with us

Opinion

Luis Rubiales, el jeque de España

Luis Rubiales, pese a estar siempre en el centro de todas las polémicas, se presenta ante la Asamblea de la RFEF maximizando beneficios y presumiendo de buena gestión

Luis Rubiales es el jeque de la Federación Española. Él no viene de Oriente ni se cubre la calva, pero queda claro que se ha hecho dueño y señor del centro de operaciones del fútbol español. Se antojaba difícil superar a Villar en el cargo, pero el de Almería ha logrado en tiempo récord borrar el recuerdo del anterior presidente. Sus últimas andanadas dejan patente el tipo de dirigente que tenmos al frente de la institución, de la competición, del combinado nacional y de la estructura formativa.

El lío entre él mismo, Robert Moreno y Luis Enrique ha dejado malparada la imagen de la Federación y también la de los dos técnicos, el saliente y el entrante, con la próxima Eurocopa a la vuelta de la esquina. Al menos se ha anunciado que habrá elecciones antes de que llegue el mes de junio, no habrá apuestas deportivas mejores en estos meses que las posibles sobre su continuidad en el cargo, aunque a decir verdad no exista ahora mismo ninguna oposición sólida en el horizonte, una vez batido Larrea en 2017 y con Rafael Louzán de la delegación gallega sin confirmar ni desmentir que se vaya a presentar.

La esperpéntica subasta de los derechos de TV de la Supercopa de España que se disputará en Arabia Saudita tampoco ha pasado desapercibida para los aficionados. Para los menos duchos en la materia: TVE decidió no participar en la subasta de los derechos de retransmisión alegando que la competición se celebraba en un país donde no respetan los derechos humanos. La medida fue secundada por el resto de cadenas dejando a Rubiales sin comprador y amenazando con llevar a los tribunales al ente público por los daños causados. Lo cierto es que TVE tiene la potestad de pujar por los contenidos que considere oportunos con el dinero de todos los españoles. No parece que la amenaza sea la mejor respuesta a la decisión legítima que toma un organismo regido por su propio consejo.

Pese a todo, la última asamblea de la RFEF sirvió para ensalzar su gestión al mando de la entidad, anticipó las excelentes notas que se obtendrán en el índice de transparencia de las federaciones deportivas (aun no publicadas de forma oficial) y justificó sus emolumentos, que se han triplicado hasta los 337.000 euros anuales en base a los nuevos acuerdos comerciales y de patrocinio que han permitido a la federación incrementar notablemente sus ingresos.

Pese a estar siempre en el foco de atención y protagonizar casi semanalmente espectáculos de toda clase a Rubiales le van bien las cosas y todos nos alegramos de ello. Ojalá el buen rumbo institucional pueda coronarse con el cetro europeo el próximo verano, y por supuesto con el monarca soberano al frente del autobús que recorra las calles de Madrid delebrando el título.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *