Connect with us

Futbolistica Metrica

¿Es Messi mejor goleador que Hugo Sánchez?

Hugo Sánchez es uno de los mejores goleadores de toda la historia pero, ¿es Messi mejor en esta faceta del juego? Fernando Geryon analiza ambos jugadores

UNOS CUANTOS LINKS PREVIOS

http://es.wikipedia.org/wiki/Interpolaci%C3%B3n_lineal

Acerca de la Interpolación lineal.

http://es.wikipedia.org/wiki/Ley_de_los_grandes_n%C3%BAmeros

Acerca de la Ley de los Grandes Números.

https://www.futbolia.com/futbolistica-metrica/messi-no-es-el-mejor-sin-discusion

Para el desglose de goles de Messi en la temporada pasada.

https://www.futbolia.com/futbolistica-metrica/las-cifras-infladas-de-barcelona-y-real-madrid-de-messi-y-cristiano

Para el desglose en la temporada actual hasta la jornada 26 (será paulatinamente reactualizado), así como para la definición de “gol inútil” y “argumento de partido”.

LAS DIFICULTADES PARA COMPARAR… VENCIDAS

No deja de ser un cliché aquello de que no se pueden comparar jugadores de épocas distintas: Distintas maneras de jugar, distintas preparaciones físicas, distintos entornos socioeconómicos, distinta trascendencia…  En la mayor parte de las ocasiones la persona que se agarra  a dicho cliché lo hace o por incapacidad de entender que sólo tiene sentido comparar lo que es distinto o bien por falta de interés en ello. Nadie duda de qué alimenta más, si un litro de leche o dos. En cambio la comparación se vuelve pertinente cuando comparamos un litro de leche con un litro de vino. Costará más o menos hacer la comparación o llegar a conclusiones, pero sólo se compara lo distinto.

En el anterior post sobre la inflación de las cifras goleadoras de Messi y CR, varios participantes se quejaban de que comparase los goles útiles de ambos con las cifras de goleadores del pasado, de que no lo hiciese sobre la cifra de goles útiles.

Insistiendo, como siempre porque es el objeto central de este blog, en la relevancia de la información, aduje que el coste de ésta me parecía excesivo en comparación con la duda que se quería saldar. El mecanismo seguido había sido simple y sistemático, pero tedioso: Ir jornada a jornada viendo encuentro por encuentro de Barça y Madrid para ver el resultado, los goleadores y el orden de gol.

Para resolver ese agujero informativo recurrí a la interpolación de datos. Si partimos de la base de que la proporción entre goles de un jugador y su equipo se va a mantener más o menos constante tanto si esos goles son útiles, como si no, se podían inferir cifras aproximadas (en horquillas más o menos amplias) que pudiésemos detraer a las cifras totales para poder establecer, sino una comparación exacta, si una primera aproximación. El resultado de aplicar esa interpolación a distintos pichichis de los últimos 15 años arrojaba la conclusión de que meter 20 goles tenía un gran mérito, que meter 25 tenía un mérito extraordinario pero que cuando se pasa de 30, la cifra de goles inútiles crecía exponencialmente, y esa capacidad goleadora reflejaba más la superioridad del jugador que una capacidad goleadora proporcional a dicha cifra.

Por el camino quedó de manifiesto que ese método permitía no sólo abreviar en la tediosa búsqueda de datos sino extender la comparación a jugadores de épocas pasadas, de antes de que se colgasen todas las crónicas de partidos en Internet. Para  probar utilicé como primer y único conejillo de Indias a Hugo Sánchez, máximo goleador de la liga española  en 5 años y poseedor de ese record de 38 goles que los dos máximos goleadores de la Liga amenazan con derribar.

ERAN OTROS TIEMPOS

Por aquel entonces no existía Internet, ni el Pay-per-View, y Canal + estaba a punto de desembarcar. Los clubes manejaban cifras de negocio muy inferiores y la principal vía de ingresos era la suma de los abonos y las entradas. Se obtenían patrocinios para la camiseta, para la publicidad estática en los estadios y sólo se retransmitía por televisión un partido por semana. Para el resto estaba la radio de la cual extraían los clubes ingresos adicionales por el alquiler de cabinas en el estadio. Cuando muchos deportistas de cierta edad dicen “no había visto nunca un jugador tan…” se olvidan de que durante muchos años sólo veían 2-3 partidos  a la semana como mucho (la mitad en el estadio), muy lejos de los 15-20 al alcance de cualquiera hoy día. Las cifras de traspasos record de aquella época (en euros actuales, corregidos por la inflación) oscilaban entre los 15 millones por Maradona en 1984, los 20 por Ruud Gullit en 1987 o los 25 por Roberto Baggio en 1990. Las victorias se premiaban con dos puntos.

En aquellos tiempos en la liga española mandaba con autoridad el Real Madrid que encadenó 5 ligas consecutivas con una generación de canteranos conocida como la Quinta del Buitre, a la que algunos complementaron con la Quinta de los Machos (Gallego, Gordillo, Camacho, Hugo Sánchez), todos ellos jugadores dignos de ser comparados con los mejores en sus puestos hoy día.

De entre ellos destacaba con personalidad propia el mexicano Hugo Sánchez quien desembarcó en la Liga de manos de un Atlético de Madrid que a la sazón se mantenía como espectador frente a la lucha que enfrentaba a los dos grandes de la Liga por desbancar del título de campeón a los clubes históricos del País Vasco.

Pese a ello no pasó desapercibida la trayectoria del jugador de México D.F, que pasó de los 8 goles en 10 partidos de su primera temporada a los 19 en 34 que le dieron su primer pichichi en su última temporada en el Manzanares, en la liga 1984-85.

Aquella liga la había ganado el Barcelona y el Madrid contraatacó incorporando al mejor goleador del campeonato el cual había quedado en libertad. En 4 de los 5 torneos consecutivos logrados por el club de Concha Espina, el mexicano se alzó con el título de máximo goleador, alcanzando el techo histórico de la liga, 38 goles. Ese mismo año en que Hugo marcó ese record su equipo también alcanzaba la cota máxima en una liga de 20 equipos, con 107 goles.

Pero ya decíamos que eran otros tiempos. Porque aunque el dominio de aquel Madrid podía resultar tan evidente como hoy lo es el del Barcelona, la mayor parte de esos goles se producían en partidos donde ambas porterías eran perforadas y donde la victoria blanca solía provenir de un intercambio de goles que solían beneficiarles a ellos. Se marcaban muchos goles, pero la mayoría de ellos eran imprescindibles para lograr la victoria.

ESTIMACIÓN DE GOLES ÚTILES EN LA ÉPOCA DORADA DE HUGO SÁNCHEZ

Hemos querido considerar como su etapa dorada la que va desde 1985-1990 por ser aquellos los años en que además de encabezar la lista de goleadores ganaba títulos con su equipo. De este modo hacemos justicia a Messi en la comparación posterior pues si bien es más fácil marcar cifras mareantes en clubes ganadores, también aumenta la probabilidad de que muchos de esos goles sean tantos inútiles en goleadas escandalosas.

1985-1986

En una liga de 18 equipos el Madrid ganó el título con 56 puntos (equivalentes a 91,6 puntos de una liga actual), marcando 83 goles, de los cuales Hugo marcó 22 (26,5%). En una liga de 20 ambas cifras habrían sido 93 y 24 más o menos.

La cifra de goles inútiles del equipo fue de 14, la de goles inútiles estimables de Hugo unos 3-4, y por tanto la cifra final de goles útiles del mexicano debió rondar los 20-21 (siempre corregidos para una temporada de 38 jornadas).

1986-1987

Esta fue la liga del Play-off donde los primeros 6 clasificados jugaron una segunda liguilla pero conservando los puntos de la liga regular. En total se disputaron 44 partidos y ganó el campeonato el Real Madrid que obtuvo 66 puntos (equivalentes a 80 actuales) con 84 goles (unos 72-73 actuales), de los cuales 34, el 40,5% fueron obra del mexicano. El Madrid marcó 13 goles inútiles de los cuales unos 5 cabría repercutírselos a Hugo Sánchez.

Si se los sustraemos a su cifra actual y lo homogeneizamos a 38 partidos saldría que el delantero habría marcado unos 29 goles, y de ellos nada menos que 24 habrían sido útiles.

1987-1988

Este año se volvió al formato habitual si bien el Play-off de ascenso trajo dos equipos más a primera, por lo que desde este momento ya no debemos corregir las cifras para homogeneizar a 38 partidos, aunque aún debemos tener en cuenta que las victorias se computan a 2 puntos.

Aquel año el Real Madrid se hizo con el título con 62 puntos (equivalentes a 90 actuales), marcando 95 goles, de los cuales 29 (30,5%) fueron obra de nuestro protagonista.

Si discriminamos los 26 goles inútiles de aquella liga de goleadas y la presunta participación del mexicano en ellas, habría que detraer unos 8 goles a la cifra de 29, teniendo entonces que el total de goles útiles se habría situado en torno a 21.

1988-1989

Los blancos vuelven a ganar la liga con 62 puntos (en este caso equivalentes a 87 actuales), marcando 91 goles, de los cuales 27 (29,7%) fueron de Hugo Sánchez que cedió el trono de pichichi a Baltasar, un brasileño que llegó al Atlético tras marcar 120 goles entre Brasil y España y al que esa temporada todo le entraba.

De los 15 goles inútiles de su equipo al mexicano corresponde imputarle unos 5, por lo que su cifra de goles útiles esta temporada rondaría los 22.

1989-1990

Año mítico para los merengues que acabaron la liga con sólo dos derrotas, obteniendo 62 puntos (equivalentes a 88 actuales) y estableciendo el record de goles aún vigente (cada vez más en peligro) de 107. De ellos, los ya citados 38 (35,5%) fueron autoría de Hugo.

El total de goles inútiles del Madrid llegó a 27, la inmensa mayoría jugando como local, y la participación del mexicano en ellos debió ser en torno a 10, por lo que la cifra de goles útiles debió rondar los 28, una marca excepcional.

LA COMPARACIÓN CON MESSI

Antes que nada una pausa para hablar sobre la metodología usada. Es bien cierto que las cifras de goles totales de Real Madrid y Hugo Sánchez, son verídicas, así como la cantidad de goles colectivos que hemos calificado de inútiles, pero los goles inútiles del jugador son estimados, y como tal está reconocido en la cabecera.

Ello implica que muy bien podrían los números exactos no coincidir en ninguno de los años, pero no es menos cierto que por la Ley de los Grandes Números, es altamente improbable que el repaso general difiera mucho del que aquí se ha estimado, pues aplicar una interpolación lineal a un rango que en la mayoría de los casos no llega al 25% del universo muestral y que está incluido dentro de éste, difícilmente arrojará márgenes de error superiores al 5%, o lo que es lo mismo, 1 de cada 20.

Pese a meter 34 goles el año pasado, Messi no logró marcar más que 18 en aquellos momentos en que el marcador hacía necesario un gol para su equipo, es decir, poco más de la mitad.

Este año el ritmo goleador del argentino es mayor, como también lo es la proporción de goles útiles que roza el 67%, aun algo lejos de los promedios de 75-80% que pudo promediar el mexicano.

Si mantuviese dicho ritmo goleador el de Rosario acabaría por superar los 38 tantos de “HuGol” en la temporada 89-90, pero nos queda la duda de si su cifra de goles útiles superará la estimada de 28 para el ex-jugador del Real Madrid, quien hasta la llegada de Messi y Cristiano Ronaldo ostentaba el merecido reconocimiento como mejor goleador de la Liga en el último medio siglo.

Pero ahora es la Pulga el que hace temblar a los porteros…

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *